Juego de la Piedra Redonda Temalacachtle

DF

La cultura Milpaltense ha conservado este juego, lo practican niños y jóvenes, indígenas y mestizos entre 10 y 18 años.

Se realiza con dos o más jugadores, cada uno debe tener una teja al comienzo del juego. Se traza un rectángulo y se divide como se señala en la gráfica. En su turno deberá arrojar la teja desde la línea señalada al primer espacio (ver gráfica). Deberán entrar saltando sobre un pie y con éste sacar la teja de regreso por entre las orejas. No deberá bajar el pie, hasta que haya salido del Temalacachtli. Si un jugador pasa la teja por las orejas se quema y no participa hasta que alguno de los participantes termine el juego. Si la teja o el pie pisa raya pierde el turno; cuando le toca nuevamente, continuará en el sitio en que se quedó, cuando llega a las dos casillas finales, puede descansar los dos pies colocados en cada una de ellas, una vez que ha logrado recorrer los trece espacios, dará trece vueltas sobre su eje, fuera del Temalacahtli.

Al terminar alguno de los jugadores le colocará una teja en el empeine, la lanzará lo más lejos posible, al mismo tiempo comienza a correr de espaldas. El jugador que haya recorrido menos espacios debe ir por la teja, y correr hasta alcanzar a la persona que la impulsó. Desde ese punto y hasta el sitio donde se encuentra el temalacachtli, debe cargarlo en la espalda. Así se premia al ganador.

El espacio de juego es de 13 metros de largo por 3 de ancho; se traza al inicio un cuadro de 4 X 3 metros = 12 m2.; se utiliza una teja que pueda desplazar con el impulso del pie (piedra plana). Se practica regularmente como esparcimiento.  En días festivos de la comunidad se organizan torneos.

Al juego le atribuyen aspectos místicos. El trazo rectangular hecho sobre la tierra, representa lo siguiente: los primeros 3 metros significan los tres planos de la vida del hombre, físico, mental y espiritual, los 12 metros cuadrados, los signos zodiacales, los 12 meses del año y otras cosas que van de doce en doce y también los cuatro puntos cardinales en el primer cuadrado; así como las cuatro estaciones del año.